miércoles, 24 de mayo de 2017

Microrrelato 137 Flatulencias


Flatulencias

Antonio García Velasco



Lo acababan de despedir, tenía flatulencias y malestar de estómago. Para colmo, le había hecho un restregón al coche contra una sólida columna. En tal estado de contrariedades, era fácil perder la calma y caer en la oscuridad destellante del malhumor. Pero poseía una extraordinaria facilidad para superar pesares, poner buena cara al mal tiempo y reírse de sí mismo y de los percances permanentes que la vida presenta. Con agilidad, realizó la maniobra de aparcamiento en la zona del parque. Se bajó del vehículo y recorrió, a buen paso, el trecho que lo separaba de la fuente pública. Bebió unos buches de agua fresca y se le aliviaron un poco los molestos vapores. Cuando se encontró con ella, se percató del nuevo reto: la mujer lo esperaba montada en la cólera de no haber recibido ni un céntimo desde que el juez decretara las condiciones del divorcio. “¿Y los niños?” “Juegan”, respondió ella desde la hinchazón de la rabia. “Hablamos”, dijo él mientras corría hacia la zona infantil.


martes, 23 de mayo de 2017

Voces compartidas el 26 de mayo 2017

VOCES COMPARTIDAS

En abril, la lluvia nos hizo suspender el evento Voces compartidas, programado para el viernes 21. Lo aplazamos para el viernes 26 de mayo. Así, pues, el viernes 26 de mayo de 2017, en el Museo Revello de Toro, a las 20:00, tendrá lugar un nuevo encuentro de VOCES COMPARTIDAS. Os dejo el cartel anunciador


y el deseo de veros en el acto.

martes, 16 de mayo de 2017

Voces compartidas el 18 de mayo

Voces compartidas el 18 de mayo

El próximo 18 de mayo -y hay que decir: "si la lluvia no lo impide"-, celebraremos, en el Museo Revello de Toro, a las 20 horas, un nuevo acto de Voces compartidas, con arreglo al siguiente cartel:

Os esperamos. Si bien, personalmente, llegaré tarde, pues, por carambola, ese mismo día, tengo el Aula de Poesía en la Universidad de Málaga, a las 19:00. Probaré, por si funciona, el don de la ubicuidad.


viernes, 12 de mayo de 2017

Microrrelato 136 Una osca incorporal


Una osca incorporal

Antonio García Velasco



Era una italiana descendiente de los antiguos oscos. La llamaba osca incorporal, no porque no tuviese cuerpo sino porque era su figura tan bella, tan hermosa, tan propia de diosa greco-romana que no se podía tocar sin pecar de imperdonable profanación. No obstante, ella, segura del respeto que imponía su belleza y de las pasiones que despertaba, jugaba a la provocación. Un día, ocasionó tal incendio que se abrasó por completo. Nos quemamos, ciertamente, en el abrazo y la salacidad. Desde entonces vivo por ella, con ella, en ella, con una sensación extraña de pecado, en la intranquilidad de quien teme la condenación eterna: está embarazada y su belleza se transforma día por día.

Aula de poesía en la Universidad de Málaga

Aula de Poesía
El próximo jueves, día 18 de mayo, a las 19:00 horas celebraremos la tercera sesión de AULA DE POESÍA, organizado por ASPROJUMA y coordinado por quien esto escribe. En esta ocasión, el poeta homenajeado es MANUEL ALTOLAGUIRRE y el poeta invitado JOSÉ INFANTE MARTOS. Nos acompañará con canciones basadas en poemas de Altolaguirre e Infante, el cantautor JUAN ALBERTO GÓMEZ. Lugar: Salón de Actos del Rectorado, Avda. Cervantes (antiguo Correos).


miércoles, 10 de mayo de 2017

Microrrelato 135 Amor, distancia y dinero


Amor, distancia y dinero

Antonio García Velasco



Es adorable. Desde que nos conocimos, me entiendo con ella a la perfección. Entre nosotros hay muy buena química, tal como se trivializa ahora. Pero, ir a Chillán para verla supone un vuelo de 21 horas con un costo superior a los mil doscientos euros. Según me informan, un hotel de tres estrellas me costaría unos 60 euros por noche. Podría, quizás, alojarme en su casa, aunque ignoro las costumbres de aquella lejana región chilena. Mi salario es pequeño, basura se diría, y puedo perder el empleo si me voy. Tengo que pagar piso y comer cada día. Distancia y dinero constituyen, pues, los dos graves inconvenientes de nuestro amor. Porque, ¿cuánto nos durará la fidelidad conversando y viéndonos las caras por medio de Internet y los programas de comunicación telefónica? ¿Cuál es nuestra esperanza? ¿Y nuestro futuro?

lunes, 8 de mayo de 2017

sábado, 6 de mayo de 2017

Sur. Revista de literatura nº 10

Sur. Revista de Literatura nº. 10


http://www.sur-revista-de-literatura.com/

El número 10 de SUR. REVISTA DE LITERATURA ya está disponible en Internet. Espero que os interese y os guste. Está dedicada a Blas de Otero y consta de ARTÍCULOS DE HOMENAJE, CREACIONES, RESEÑAS Y ARTÍCULOS y PRIMERAS PÁGINAS.

martes, 2 de mayo de 2017

Microrrelato 134 Preceptistas hampones


Preceptistas hampones

Antonio García Velasco



Sólo sabían dictar, recordar, hacen cumplir preceptos. Los preceptos y su cumplimiento eran más importantes que la vida, que la creación, que la improvisación alocada de la felicidad. Se quería regular todo a base de preceptos. Las gentes iban poco a poco asumiendo los cánones y aceptando sin discusión lo decretado como políticamente correcto, sanamente comestible, insanamente fumable, el modo de escribir, el modo de tallar una escultura, el modo de pintar un cuadro... Todo quedaba previsto en el grueso volumen de Normativa. Y, si no, para ello estaban los preceptistas siempre dispuestos a dictar, recordar, hacer cumplir preceptos.

Micrerrelato 133 El truchimán


El truchimán

Antonio García Velasco



Ella permanecía en su salón privado, tumbada en el sofá viendo la televisión. Deslizaba su atención o desatención por las numerosas cadenas hasta darse cuenta de que todas remachaban sobre las mismas trágicas noticias. De pronto se detuvo en las declaraciones de un escritor cuyo seudónimo era Marcelo Fuentes. Quería desmentir lo que decían por televisión, acusando a los poderes de manipuladores que pretendían conmover a la opinión pública para justificar medidas encaminadas al control de la población y a disuadir de cualquier intento de levantamiento o rebelión ciudadana. Aunque después otros contertulios lo llamaron truchimán, a ella, aquellas declaraciones del novelista le hicieron pensar: recordó un pato rebozado en alquitrán cuya foto se elaboró mucho antes de los hechos acusadores que trataban de demostrar con la imagen. Apagó la televisión y se puso a leer un libro sobre filosofía y literatura universal.

viernes, 28 de abril de 2017

Microrrelato 132 Lamentable percance


Lamentable percance

Antonio García Velasco





Quería llamarla desde un teléfono público y no tenía ni una triste moneda en el bolsillo. La imaginaba en la piscina, tumbada sobre una colchoneta en el fresquito del agua. La imaginaba feliz y él, después de sufrir un asalto, se sentía desamparado y desgraciado. No le quedaba otro remedio que denunciar el robo a la policía y, después, acudir a buscarla para contarle el lamentable percance por el que no había acudido a tiempo a la cita.

martes, 25 de abril de 2017

Microrrelato 131 Conturbar pulcro


Conturbar pulcro

Antonio García Velasco



Su diversión favorita era conturbar pulcra y cínicamente. Un día lo intentó con el socarrón del labriego Paco el Higueras. Después de un rato de discretas y elegantes impertinencias, con las que intentaba molestarlo, Paco, más tranquilo que la higuera que le daba nombre, contestó: "Parece que usted le habla al loquero confesándole las negruras de su entraña de usted, con las ansias de que se la aclare un poco. Pero, ya ve, se ha equivocado de tumbona". Dio media vuelta y, aunque no había terminado la copa, se marchó del bar. La carcajada del gañán retumba todavía en los oídos de los parroquianos.

Microrrelato 130 Malestar ciudadano


Malestar ciudadano

Antonio García Velasco






Estaba muy enfadado porque el gobierno no se dio por enterado, pese a que cogió su móvil y profirió sus quejas, de modo reiterado, razonado y con detalles, al primer funcionario que respondió a su llamada. En consecuencia, se planteaba muy seriamente votar y, en su caso, afiliarse a un partido populista.


lunes, 24 de abril de 2017

Microrrelato 129 Terror


Terror

Antonio García Velasco


Un día de azul marceño, durante un ensordecedor laberinto de voces y altavoces de ferias y jolgorios, un tonal asesino aprovechó la festiva concurrencia para provocar la tragedia. ¿Tonal? Sí, porque dio el tono negro a la tarde azulada de aquel mes de marzo. Que el terrorista fuese abatido en poco consuela a quienes han perdido a novia, esposa, hijos, marido, hermanos, amigos... Pero menos consuelan las palabras de los políticos anunciando la creación de comisiones de investigación y dictando medidas de vigilancia excepcional. "¿Quién me lo devolverá?", clamaba una madre. "¿Quién me la devolverá?", gritaba un enamorado... Atronaban, ahora de manera mucho más ensordecedora, los gritos unánimes de las lamentaciones y el dolor

domingo, 23 de abril de 2017

Microrrelato 128 Pareados disidentes


Pareados disidentes

Antonio García Velasco



Se le ocurrió escribir un libro de pareados disidentes. “¿Y qué es eso de pareados disidentes? ¿Los que riman con dientes?” Respondió que lo mejor era esperar a que el libro estuviese publicado. Esperando estamos. Aunque un día se le escaparon algunos versos: "Las beduinas suspensas / por sus vacías despensas"; "Un realista encarado / mucha carne, mal pescado"; "De estos plasmadores gratos / lenguas comieron los gatos"; "Insurgentes cavilosos / callaron por ambiciosos"; "Insurgentes cavilosos / cayeron por ambiciosos"; "Congresista acartonado / tomó fama de chiflado"; "Esas mensajeras apergaminadas /  se soltaron la melena por mesadas"; "Himenóptero frenético / por picar a un diabético"; "Esa ostrogoda facial / era limpiada con cal"; "Un desequilibrado nocturno, / traje serio encorbatado diurno"; "Son pazguatos delatores / porque acusan corruptores"; "Porque acusan a corruptos /dicen que hacen exabruptos".... Ignoramos todavía porque llama disidentes a estos y los demás pareados.


sábado, 22 de abril de 2017

Microrrelato 127 Desorientado


Desorientado

Antonio García Velasco



Ignoraba cómo encontrar el árbol de la Vida y decidió salir de la selva. Pero estaba perdido y desconocía el modo de orientarse entre tantos árboles que impiden ver el bosque de uno mismo. Tampoco había aprendido la situación de los puntos cardinales. Por otra parte, al Norte llamaba Riqueza; al Sur denominaba Pobreza; el Este, para él, era Pasado y el Oeste, Futuro Incierto. Pero, ¿cómo salir de aquel laberinto? Divisó la serpiente que le ofrecía una manzana desde el árbol del Conocimiento del Bien y del Mal.

viernes, 21 de abril de 2017

Microrrelato 126 Delineadoras chambonas


Delineadoras chambonas

Antonio García Velasco



Seguir las instrucciones para trazar las líneas de una figura no parece tarea difícil. Pero el encargo se lo hicieron a unas delineadoras chambonas, cuya falta de habilidad ocasionó el desastre de un diseño repelente. No obstante, como no hay mal que por bien no venga, los operarios siguieron las indicaciones de los bocetos y el resultado fue una colección que todos consideraron muy original. Se pusieron en marcha las adecuadas técnicas de publicidad y marketing y, como rosquillas se vendieron los nuevos trajes, vestidos o harapos de otoño.

jueves, 20 de abril de 2017

Presentación de PATOS SIN ZAPATOS

El día 21, a las 17:30, será presentado mi libro PATOS SIN ZAPATOS, en la Biblioteca BERNABÉ FERNÁNDEZ-CANIVELL (Calle Practicante Pedro Román, 7, por Pedregalejo, Málaga). Se trata de un libro infantil-juvenil, para edades de 6 a 99 años. Carteles-invitación al acto:



martes, 18 de abril de 2017

Microrrelato 125 El palio de Satán


El palio de Satán

Antonio García Velasco



Cuando, en el salón de la misteriosa mansión, descubrieron un dosel colocado sobre varas largas, negras y marcadas a fuego, comentaron que se trataba de “El palio de Satanás”. En aquella mansión había vivido una condesa pálida y delgada con fama de bruja y demoniaca. Decían que celebraba solemnes misas negras y el mismísimo demonio se colocaba bajo un palio negro como la noche en una cueva oscura. El palacete estaba deshabitado, pues, según rumores, los herederos no pudieron pagar el impuesto de sucesiones. Ellos entraron allí con el sigilo de los cazafantasmas y la alevosía insidiosa de quien espera encontrar objetos de valor. Ninguno se atrevía a pasar bajo el dosel ni a tocar sus varales. Al disparar el flas de la cámara fotográfica el palio se desmoronó llenándolo todo de pavesas. Dicen que en medio del pánico se escuchó una terrible carcajada.

lunes, 17 de abril de 2017

Aula de Poesía en la Uma

Otro acto del que soy coordinador. Os espero.

Acto de la ACE-A Delegación de Málaga. Nuevo cartel


Nueva versión del cartel anunciador.
Como delegado en Málaga de ACE-A (Asociación Colegial de Escritores de España, Sección Autónoma de Andalucía, he de informar de que el próximo viernes, 21 de abril de 2018, a las 20 hora, tendrá lugar una lectura poética del nuevo ciclo VOCES COMPARTIDAS. Dejo el anuncio-invitación:

Microrrelato 124 El deshollinador gamado


El deshollinador gamado

Antonio García Velasco



Se dedicaba a deshollinar los humeros de las casas de la urbanización residencial. Todas las viviendas, lujosas y bien amuebladas, tenían su chimenea para los fríos días de invierno. A él llamaban un año tras otro para que dejase limpios los hollines acumulados en los conductos. Pero tan sólo en casa del conde de Gorcilla se dejaba ver las cruces gamadas que llevaba tatuadas y por las que, al parecer, le llamaban El Gamado. Una mañana que se encontraba sola en la residencia, la hija del conde tuvo el capricho de ver los tatuajes del deshollinador. Le exigió que primero se duchara para que no le quedaran ni rastros de tizne. Luisa María de Gorcilla y Vega comprobó que las cruces eran imborrables. "El año que viene limpiarás los humeros y yo volveré a ver que las cruces permanecen en tu piel", dijo al despedirlo.

domingo, 16 de abril de 2017

Como delegado en Málaga de ACE-A (Asociación Colegial de Escritores de España, Sección Autónoma de Andalucía, he de informar de que el próximo viernes, 21 de abril de 2018, a las 20 hora, tendrá lugar una lectura poética del nuevo ciclo VOCES COMPARTIDAS. Dejo el anuncio-invitación:

Microrrelato 123 Filósofos mentecatos


Filósofos mentecatos

Antonio García Velasco



“Filósofos mentecatos” es lo que comentaban los Poderes, pues, los filósofos ponían el dedo en la llaga cada vez que exponían su pensamiento crítico, razonado hasta la saciedad con argumentos irrefutables. Los Poderes proponen quitar la Filosofía de las escuelas y dejar que los pensadores, mentecatos o no, se extingan como flores marchitas. Otros intelectuales guardan silencio, no sea que se vuelva a gritar "¡Muera la inteligencia!"

sábado, 15 de abril de 2017

Microrrelato 122 Felicidad


Felicidad

Antonio García Velasco




Una modelo famosa, tan famélica como lagartija sin insectos que llevarse a la boca, decidió engordar para ser feliz. No engordó demasiado, lo suficiente para aumentar su atractivo seductor. Aprendió una cosa: la felicidad es un estado pasajero que no se mide en kilos. “Aunque sí en volumen, dijo, pues mi barriga aumenta y ¡me hace tan feliz el hijo que espero!”

viernes, 14 de abril de 2017

Microrrelato 121 Los vaqueros rotos


Los vaqueros rotos

Antonio García Velasco



Sin saber cómo, la modelo senderista se vio rodeada de zarzas de robustísimos aguijones. Quedó enganchada y se le desgarraron los vaqueros por lugares diferentes. Al verse con unos pantalones descompuestos y guiñaposos no supo si reír, si llorar. Optó por la primera opción y puso de moda los pantalones rotos por la línea de la rodilla, los muslos o las bajeras. La sagrada moda consiguió que nadie se riera de los desgarrones, muy al contrario, ha conseguido que se pague por llevar pantalones rajuñados. "¡Si mi abuela levantara la cabeza!, se decía. ¡Ella que zurcía tan primorosamente para que los suyos no llevaran rotos!"




jueves, 13 de abril de 2017

Microrrelato 120 Los uredíneos


Los uredíneos

Antonio García Velasco



En su conferencia afirmó que ciertos políticos son unos auténticos uredíneos, o sea, hongos parásitos que producen en el pueblo la roya y el tizón. "Si la roya es un honguillo a modo de polvo amarillento que ataca con su parasitismo a ciertas plantas, el tizón es un hongo pequeño que vive, sobre todo, de los cereales y en los cereales..." Un notable político presente en la sala le increpó: "Yo no soy un parásito de nadie, vivo por y para el pueblo, trabajo por el bien de todos, me preocupo por el bien de la comunidad... Le exijo que retire usted el calificativo de uredíneos". "Uredíneos es un sustantivo, señor". "No estamos discutiendo cuestiones gramaticales". "Estamos hablando de hongos parásitos... ¿Y no es cierto que el pueblo con sus impuestos paga los sueldos que los políticos se han asignado, sin contar con los pagadores? Pues en eso estamos: las plantas que sirven de alimento a los hongos no han sido consultadas sobre si los quieren o no". "El pueblo vota y elige". "Y, ¿quiénes deciden después contra el pueblo?" Todavía, sin visos de acuerdo, siguen discutiendo la conferenciante y el político.


miércoles, 12 de abril de 2017

Microrrelato 119 Droseráceas fraileras


Droseráceas fraileras

Antonio García Velasco



Por más moscas, mosquitos u otros insectos que se buscaran en el convento ni uno se encontraría: estratégicamente habían distribuido por todo el monasterio las droseráceas del tipo drosera y dionea. Lo malo fue que, exterminados los bichejos, aquellas plantas carnívoras desarrollaron sus trampas y, en ellas, fueron cayendo uno a uno todos los frailes.


martes, 11 de abril de 2017

Microrrelato 118 La conductora entrecortada


La conductora entrecortada

Antonio García Velasco



La persona que, en aquel momento, pasaba la tarjeta del bono de viajes por el círculo rojo del control, era su exnovio. "Hola", dijo. Y se hizo entrecortada la voz de la conductora del autobús: "Ho...ho...la". Él pasó hacia el interior y ella continuó a la espera de que otros viajeros pagasen el billete. Después arrancó el vehículo. Él volvió a acercarse a la cabina consultando una pequeña cartulina que llevaba en la mano: "Por favor, puede decirme la parada más próxima a la calle Toquero". Respondió la conductora entrecortada: "La... pa... ra... da... de... Fuen... te O… lletas". "Muchas gracias, señora. Muy amable". Ella quedó extrañada de tan corteses modales: como si no la conociera, como si la ruptura de la relación no hubiese sido causada por los celos de él y sus malos modos. Se retiró el hombre hacia una zona libre. "Es mi vecino -dijo la pasajera del primer asiento, a la derecha del volante-, ¡pobre! Ha tenido un accidente y ha perdido la memoria. Según parece conducía descontrolado y enfurecido porque su novia lo había abandonado".

domingo, 9 de abril de 2017

Microrrelato 117 Exquisitos modales


Exquisitos modales

Antonio García Velasco




Apareció con un ramo de rosas cortadas con alevosía y cuidado en la rosaleda de los jardines públicos. Cuando su amiga le enseñó los adornos de su nuevo vestido, se encajó los guantes en las manos para apreciar la textura de la blonda sin exponerla a mancha o roce inadecuado. Y ya que los tenía puestos, le hurtó, sin dejar huellas, un collar de perlas a la anfitriona. Ésta quedó admirada de la primorosa delicadeza de su invitada y no tuvo inconveniente en convidarla otra tarde a tomar un té en su salón.


sábado, 8 de abril de 2017

Microrrelato 116 Control de céntimos


Control de céntimos

Antonio García Velasco



Para seguir la suerte de las monedas de dos centavos, le incorporaron un chip que transmitía señales radioeléctricas de geolocalización. A la computadora que registraba las emisiones la llamaron Mosbumque, como si le hubiesen llamado Chorra. A veces se detenían en el seguimiento del monedero en el bolsillo de un pardillo y comprobaban que el interesado velaba por su dinero por más pequeña que fuese su expresión... ¿Estaban acaso haciendo un ensayo para controlar la suerte y lugar de los billetes de quinientos euros? ¿O los billetes grandes son intocables, aunque ya estén perfectamente geolocalizados?


viernes, 7 de abril de 2017

115 Un conservador chiflado


Un conservador chiflado

Antonio García Velasco



Algunos decían que aquel conservador chiflado no era el único, muy al contrario, todos los conservadores son chiflados pues "renovarse o morir”. Cada catorce años, afirman, todas las células de un cuerpo humano se han renovado, salvo las neuronas. Algunas células sólo duran cinco días. Si se ha detenido tal renovación... malo. En consecuencia, resulta una chifladura ser conservador. "Pero el cuerpo como entidad es el mismo siempre, salvando las marcas del paso del tiempo..." Es la entidad corporal lo que quería conservar el conservador chiflado. La entidad llamada nación. El cuerpo llamado sociedad. Renovarse o morir, pero renovación de las células que necesitan renovación y nunca una revolución renovadora que es la que trae el cáncer, por ejemplo. "Chifladura es discutir sobre palabras y no avanzar con hechos en pro de la justicia distributiva y la paz social -sentenció, desde su luna, el filósofo neutral-. Con tanta palabrería queriendo tener razón y no acuerdos es imposible avanzar".




jueves, 6 de abril de 2017

Microrrelato 114 Una reductora foliácea


Una reductora foliácea

Antonio García Velasco



Reducir las hojas de las plantas puede ser tan peligroso como mantener una estufa de gas encendida en una habitación cerrada: una vez consumido el oxígeno, la respiración se dificulta y se llega a la muerte. Pese a la advertencia, él seguía empeñado en comprarse una reductora foliácea y acabar con todas las hojas que le producían alergia. ¿Una reductora foliácea selectiva? ¿Quién conocía las hojas causantes de su afección respiratoria? ¿Estaba seguro, acaso, de la causa de su mal? Como no encontró el artefacto de su empeño, decidió quemar los bosques.


miércoles, 5 de abril de 2017

Microrrelato 113 Pectíneos pagaderos


Pectíneos pagaderos

Antonio García Velasco




"Me duelen los pectíneos de tanto quererte, que no es baladí el esfuerzo de los músculos del amor". "A García Lorca le dolían el sombrero, el aire y el corazón: Por tu amor me duele el aire, / el corazón / y el sombrero. ¿Qué importa que a ti te duelan los pectíneos?" "No compares. Al poeta le duele el desamor y a mí los músculos del ejercicio físico de amarte". "¡Que poco romántico eres! Eso no se dice ni en las novelas eróticas". "La literatura siempre enmascara la realidad. Un amigo decía que el pugilato amoroso equivalía a subir al Everett. Pero ¡con que gusto escalo sin descanso tus cumbres amatorias!" "No digas sin descanso, que ahora estamos satisfactoriamente relajados". "Lamentablemente, los seres humanos lo único que podemos hacer más de ocho horas seguidas es trabajar. En ocasiones, dormir". "¡Ay!", exclamó ella depositando un cariñoso beso en la comisura de los labios de su pareja.

martes, 4 de abril de 2017

Microrrelato 112 El acreedor florido


El acreedor florido

Antonio García Velasco



Se llamaba Poquebe y estaba considerado como acreedor florido, pues, cada vez que iba a reclamar una deuda, obsequiaba con un hermoso ramo de flores: "Para aliviar la dolorosa al deudor", explicaba. El día de pago, Dadajoz, como era el cumpleaños de su novia, quería regalarle un ramo de flores. Esperó a que apareciera Poquebe. Satisfizo la deuda, se ahorró la compra y ella, complacida por las flores, estuvo muy complaciente y cariñosa.


lunes, 3 de abril de 2017

Microrrelato 111 El alienado quebrajoso


El alienado quebrajoso

Antonio García Velasco



No se sentía pírrico, pero sí danzarín. "Pírrico se dice de una antigua danza militar griega. Pero no me gusta la guerra". "Pírrico se dice de un triunfo que le cuesta más al vencedor que al vencido". "Pírrico es el baile o danza de la Grecia antigua que imitaba un combate". "Pírrico viene de Pirro, un rey de Epiro que en el año 279 antes de Cristo venció a los romanos a costa de muchísimas bajas". "Ya te digo que no me gusta la guerra". "Tú lo que eres es un alienado quebrajoso". "Tampoco me gusta el fútbol". "¡No sabes lo que dices! Ya venía sospechando tu alienación desde hace mucho tiempo". "Tú sí que eres inconmutable". "¿Yo, yo inmutable?" "Llámalo como quieras". "¡Pírrico!" "¡Inconmutable!" "¡Alienado!" "¡Futbolero!" Tras los gritos, llegaron a las manos.

domingo, 2 de abril de 2017

110 Microrrelato Desdémona y Miguel Matas


Desdémona y Miguel Matas

Antonio García Velasco



He aprendido de Otelo y, por más que me insinúan y me repiten lo contrario, no dudo de la fidelidad de mi Desdémona. No aumentaré la estadística de la violencia machista con una muerte más. Me niego a admitir que ella me engaña y, si así fuese, no llegaría a violentarla. Pero, no, no me es infiel, ni hablar. Y menos con mi ayudante Cassio, disimulado y respetadísimo gay, que ya prepara ilusionado su boda con Miguel Matas, es decir, conmigo. Claro que, antes de anunciar el compromiso, tengo que romper con ella y vueltas le doy al modo de alejarla de mi vida. La ocasión llegó, por fin, pues Desdémona nos encontró juntos en la cama a Cassio y a mí. No tuvo contemplaciones y me disparó a bocajarro. Luego se suicidó. Cassio quedó traumatizado por la violencia de género.

sábado, 1 de abril de 2017

Microrrelato 109 Papas o patatas


Papas o patatas

Antonio García Velasco



Se llamaba Mosmo y decía que era abogado y trabajaba como querellador papal. "¿Del Papa?" "De las papas, del papeo de los pobres". "Se dice patata". "Te cantaré la Oda a la Papa de Pablo Neruda: "Papa / te llamas / papa / y no patata, / no naciste castellana: / eres oscura / como / nuestra piel, / somos americanos, / papa, / somos indios. / Profunda / y suave eres, / pulpa pura, purísima, / papa..." Entonaba bien con música compuesta por el cantautor Juan Alberto Gómez, pero lo de papa y Papa nos llenaba de confusión y, para aliviar nuestro colesterol, decidimos comer patatas, chorizo y huevos fritos.


viernes, 31 de marzo de 2017

Microrrelato 108 La bailarina ratera


La bailarina ratera

Antonio García Velasco



Iba por la calle causando la admiración con sus pasos de danza. La acompañaba una música invisible que se hacía oír por los transeúntes. Se acercaba con sus cabriolas a cualquier persona y, sin que nadie se diera cuenta, le hurtaba la cartera del bolsillo o el monedero del bolso. Todos celebraban la melodía que envolvía la situación y la agilidad de sus pasos de bailarina. Nadie advertía la presteza de su mano apoderándose de lo ajeno. Cuando los robados advertían la falta, ya se encontraban lejos del lugar y no se explicaban lo ocurrido, en qué momento. Habían celebrado el encuentro feliz de aquel espectáculo callejero, lo habían gozado. No podían imaginar una preciosa bailarina ratera, no podían concebir que tanto arte como derrochaba aquella joven fuese la causa del desaguisado de un robo. Un buen día, un curioso estaba obnubilado por los brazos y piernas danzantes, pero sus rápidos reflejos detuvieron la mano que intentaba despojarlo de su dinero. La mujer renunció al botín y continuó danzando como si nada hubiese ocurrido.

miércoles, 29 de marzo de 2017

Microrrelato 107 Un pánfilo transparente


Un pánfilo transparente

Antonio García Velasco



No era transparente porque fuera de vidrio o se creyera de cristal como el Licenciado Vidriera de Cervantes. Lo era por ingenuo y cándido en demasía y a todas horas. Le recomendaron que se metiera en política para aprender el arte del disimulo, la ocultación, el cinismo, el doble sentido... Hizo caso a la sugerencia y se afilió a un partido político. Preguntaba más de la cuenta, según los criterios del dirigente local: Por qué oponernos si es razonable lo que dicen en el partido gobernante; por qué no buscamos la colaboración constructiva en lugar de la confrontación por la confrontación; por qué decimos no cuando la disposición nos beneficia a todos... Se cansaron de preguntas y de darle o negarle respuestas. Le retiraron el carnet. Sigue de pánfilo transparente por el mundo y de la política sólo aprendió una cosa: la única opción aceptable es obedecer las directrices de la secretaría general.




Microrrelato 106 Orden del día


Orden del día

Antonio García Velasco



Como laica era tan minuciosa, perfeccionista y exigente que no permitía que se hablara de religión ni a propósito del arte de los Siglos de Oro. El profesor Ernesto Santos le preguntó si iba a exigirle el cambio de apellido para permanecer en el Colegio y si tenía que silbar, como se hace en TV para evitar que se oigan tacos, cuando tocara mencionar ciertos cuadros del Greco, Velázquez o Murillo, por poner ejemplos de grandes pintores. La profesora Ernestina de la Cruz preguntó si suprimía cualquier referencia o comentario a la literatura de los clásicos españoles, un Lope de Vega, un Quevedo... La directora, que pretendía una enseñanza que prescindiera totalmente de la instrucción religiosa, exclamó dando un puñetazo en la mesa de juntas: "¡Bien sabéis vosotros lo que tenéis que hacer! Aquí no se da religión y punto". "Pero... no podemos hablar de nuestra cultura sin ciertos conocimientos religiosos. Y no hablo de creencias". "He dicho que bien sabéis lo que tenéis que hacer. Pasamos al siguiente punto del orden del día".


lunes, 27 de marzo de 2017

Microrrelato 105 Trigo limpio


Trigo limpio

Antonio García Velasco



 



EN el momento de descubrirse el fraude del nuevo traje del rey, los sastres ya estaban muy lejos. Nunca fueron alcanzados. En el reino quedó la sensación de que todos tenían cosas que ocultar y ninguno, salvo los niños pequeños, era trigo limpio.


domingo, 26 de marzo de 2017

Microrrelato 104 Ráyidas repolludas


Ráyidas repolludas

Antonio García Velasco



Hablar de ráyidas repolludas es tanto como hablar de sílfides rechonchas o barrigudas. Pero, por alguna causa desconocida, las rayas capturadas en las redes de nuestra barcaza estaban todas hinchadas, contradiciendo su definición. Fue una pesca inútil, pues el veterinario rechazó nuestro pescado por encontrarse contaminado por elementos tóxicos y no ser apto para el consumo humano. "Se nos muere el mar", dijo el patrón. "Y con él moriremos todos", sentenció Moreno Sánchez. "Estamos haciendo el mundo a nuestra imagen y semejanza de seres torpes, ambiciosos y malvados". En casa se quedaron esperando las rayas para cocinarlas siguiendo 48 recetas distintas tomadas de Internet.

Presentación del libro FÁBULAS DE REENCARNACIÓN

El 28 de marzo, martes, a las 19:30, presento mi libro FÁBULAS DE REENCARNACIÓN (Ed. Libros ENCASA), Lugar el CAL (Centro Andaluz de las Letras), calle Álamos, 24, Málaga. Es un libro del que ha dicho F.H. Romero en su blog (http://publicitatusobras.blogspot.com.es/p/resenas.html)

"Reseña del libro Fábulas de reencarnación del autor Antonio García Velasco

Libro: Fábulas de reencarnación
Autor: Antonio García Velasco
Editorial: Libros en casa
ISBN: 978-84-943740-8-1


Tal y como nos indica el título, nos encontramos con un libro de fábulas escritas en verso. El autor nos muestra la posibilidad de reencarnación en cualquier tipo de animal, de forma divertida y con un toque irónico. Toda persona tiene cabida en sus poemas, desde amas de casa, hasta banqueros o políticos. Un libro que te hace reflexionar y sacar alguna que otra sonrisa.
Como valoración personal debo decir que pensé que no iba a gustarme pero, desde el primer poema, me enganchó. Es un libro breve que se lee en un momento, no se hace pesado y disfrutas de la lectura. Las comparaciones son de lo más ingeniosas y debo felicitar al autor por su genialidad. Me ha encantado y recomiendo su lectura sin ninguna duda.

Si queréis leerlo, y de verdad que os va a gustar, os dejo aquí el enlace para su compra.
..."
El cartel del anuncio:

Microrrelato 103 Cicatriz de guerra


Cicatriz de guerra

Antonio García Velasco



Se podría decir que era residual el pelo que le quedaba en la parte anterior de la cabeza. Le sugirieron que se pusiera un bisoñé, pero él prefirió seguir la moda de afeitarse el cuero cabelludo. Una cicatriz que le cruzaba el casco craneal quedó al descubierto y suscitó todo tipo de preguntas. Siempre respondía como en una nube de inmortalidad: "En una guerra entre señores feudales, un espadazo estuvo a punto de partirme en dos". Todos se lo tomaban a broma, hasta el estreno de la película "Castillos", donde había intervenido como uno de los extras muertos en combate.


sábado, 25 de marzo de 2017

Microrrelato 102 Intercambio de mensajes


Intercambio de mensajes

Antonio García Velasco





Una noche fría y húmeda, en la que la vida más grata es el sueño, recibió un mensaje de paz al que respondió con una larga misiva contra la hipocresía y el cinismo: el remitente era un fabricante de armas.


viernes, 24 de marzo de 2017

Microrrelato 101 El libro en grifas


El libro en grifas

Antonio García Velasco



Llegó a nosotros hablando de que, entre la documentación investigada, "había avistado un libro en grifas". Sus palabras nos llenaron de inquietud, pues, ni idea se tenía de lo que son grifas. También avistar nos pareció un verbo extraño en aquel contexto. Pero el investigador permanecía obnubilado por el descubrimiento: un tratado impreso en letra aldina (grifa), la inventada en la famosa imprenta renacentista de Aldo Manucio de Venecia. Sólo nos comunicó algunos detalles del asunto del libro, pero, por su actitud, llegamos a la conclusión de que sería revelador de misterios no siempre gratos a quienes conforman nuestro sistema político-social-religioso. Para nuestra sorpresa y desgracia, el libro ha desaparecido y el descubridor ha sido asesinado.