martes, 12 de enero de 2021

044 Microcuento EL VIRADOR DE LA FOTOGRAFÍA

 

El virador de la fotografía

Antonio García Velasco

 

El séptimo mes del año se llama Julio, como mi tío político, el prestigioso fotógrafo, el marido de mi tía Genoveva. Un día del mes de su nombre, mi tía había salido con mis primos. Preferí quedarme leyendo a la sombra de un árbol del jardín. Mi tío se me acercó, me tomó la mano - “Ven”- y me llevó al laboratorio donde revelaba sus fotografías.

—Mira —dijo— este líquido es virador y sirve para cambiar la sal de plata del papel fotográfico impresionado. ¿No te parece fascinante?

Yo asentí, sin comprender demasiado ni sus palabras ni sus miradas en aquella atmósfera rojiza del revelado.

—Si te parece, dejamos la formalidad...

—No te entiendo, tito Julio.

—A eso me refiero, no me llames tito Julio, sólo Julio, sin formalidades. Al fin y al cabo yo no soy tu tío... Hace calor aquí... Mira, quiero enseñarte todo el proceso del revelado... Hace calor... Puedes, si quieres, quitarte la blusa, quedarte más fresquita y cómodo, sin fatiga.

Yo tenía sólo quince años y no veía las intenciones de mi tío Julio. Se me acercaba insinuante como un gato que busca una caricia.

—¿De verdad que no tienes calor?

—Tío Julio, no me gusta esta luz roja, ni los olores que tienes en este laboratorio de revelado —me giré para salir.

—¡Ni lo pienses! —exclamó a la vez que me sujetaba el brazo haciéndome volver—. Ahora no se puede salir de aquí, me estropearías el trabajo de la última semana.

Me atrajo contra su cuerpo. Sentí el empuje de su erección presionando sobre mi vientre. Fue a besarme...

—¡Tía Genoveva! —grité. Relajó su abrazo y pude separarme de él... Ignoro si le estropeé el revelado de sus fotografías al abrir la puerta y escapar.

Han transcurrido cincuenta años. No volví a pasar un mes de verano en casa de mi tía, con mis primos.

He ido a visitar una exposición póstuma de fotos inéditas de Julio Herrera. Me reconozco niña, joven, leyendo, durmiendo, sentada en el sofá, jugando con mis primos… En bañador alrededor de la piscina o nadando… Fui como una obsesión inconfesable para él… Hoy las cámaras son digitales y las fotos no necesitan revelado ni virador. Los asistentes me miraron extrañados cuando comencé a reír.

 

 

2 comentarios:

  1. Hay experiencias que condicionan el devenir de la vida y esta que describes es muy significatuiva.

    ResponderEliminar
  2. En la "Fiesta del chivo" de Mario Vargas Llosa, uno de los personajes principales es una mujer que, después de ser ultrajada en la adolescencia, sabiéndolo su padre que, a cambio obtuvo un puesto político relevante, fue incapaz de tener relaciones con un hombre. Al menos, hasta el momento que vuelve, cincuentona (o cincuetañera) de una ciudad lejana a reprocharle al padre su conducta. No se cuenta (o no lo recuerdo) si una vez enfrentada a quien consintió tal iniquidad, mermadas en éste -no se sabe hasta qué punto- sus facultades cognitivas, si llegó a superar el trauma o no. Ojalá, todas las mentes fuesen tan fuertes como para superar las adversidades más lacerantes. A eso, debemos aspirar. No podemos parar el tiempo. ¿Por qué parar la evolución hacia la felicidad, incluso, sorteando viles obstáculos? Tras una conmoción se necesita un periodo de reposo. Pero, existiendo una posibilidad de seguir adelante, en cuanto llegue el momento propicio, soy de la opinión de apretar los dientes y aligerar el paso hasta encontrar nuestro propio oasis.

    ResponderEliminar