domingo, 19 de septiembre de 2021

073 Microcuento LOS FRENÓLOGOS VIGILANTES

 

Los frenólogos vigilantes

Antonio García Velasco

 

El reportero Agustín Lasso descubrió por casualidad una organización secreta dedicada a la Frenología. En cualquier suceso violento en que estuviesen presentes víctimas y victimarios, aparecían dos o más miembros que, a escondidas o con la connivencia de la policía, medían el cráneo del asesino y, para su estudio, sacaban fotos de su cabeza.

Cuando en sus conciliábulos llegaban al convencimiento de que una determinada forma craneal se correspondía con la de un criminal, por más inocente que fuese la persona, la vigilaban día y noche, en la espera de poder evitar la muerte de quien el presunto asesino hubiese seleccionado como víctima.

Agustín Lasso consiguió, al fin, entrar en la sede de la organización. Quedó sorprendido ante el gran cuadro con el retrato de un personaje que le era completamente desconocido.

—¿Quién es? —preguntó.

—El imponderable Franz Joseph Gall, el neuroanatomista alemán creador de la Frenología o estudio de la correspondencia entre los rasgos del cráneo y la personalidad humana. Gracias a sus enseñanzas y las de posteriores maestros, podemos predecir el comportamiento de cualquier individuo analizando la  forma externa de su cerebro.

—¡Oh! —exclamó el periodista.

—Es de rigor que, ya que te hemos dado nuestra confianza, nos dejes estudiar tu mollera, tu caletre, tu seso.

Sin darle tiempo a oponer resistencia, lo sujetaron, lo sentaron en una silla y comenzaron a palpar su cabeza, medir, sopesar.

—Te vigilaremos para que no cometas crimen alguno—concluyeron.

Aquel día Agustín Lasso se fue a casa confundido y temeroso. No escribió su reportaje sobre los frenólogos.

—¿Qué han podido ver en mí? Creo que el tamaño de mi cerebro es normal, tan normal como mis facciones,

Comenzó a notar la vigilancia a la que estaba siendo sometido. Una noche, al salir de la redacción del periódico, fue agredido por unos delincuentes. Sus custodios le salvaron la vida al irrumpir en la escena para evitar que cometiera uno o varios homicidios.


domingo, 12 de septiembre de 2021

073 Microcuento MUJER CONSTANTE

 

Mujer constante

Antonio García Velasco

 

El fenómeno, peregrinamente producido, con inicio meteórico, fugaz, extraordinario comenzó a reportarle beneficios inusitados. Alguien habló de suerte extrema. Pero se lo había ganado con paciencia, constancia y esperanza renovada día tras día. La gente comenzó a envidiarla. Y, con la envidia, surgió la murmuración: "Se ha liado con un millonario y le está sacando los dineros".

En una rueda de prensa, ella comentó:

—Lo he conseguido cuando menos lo esperaba. Aunque llevo muchos años buscándolo sin descanso.

Su invento-descubrimiento, ciertamente, se inscribía entre los más trascendentes para el bienestar de la humanidad y, por supuesto, repercutía en el incremento de su cuenta corriente.

 

sábado, 4 de septiembre de 2021

072 Microcuento UN DIFUNTO DIAMANTINO

 

Un difunto diamantino

Antonio García Velasco

 

Un difunto diamantino, ¿es un multimillonario muerto? ¿Es un pobre diablo inteligente y bondadoso en extremo? ¿Un padre querido y admirado? ¿Un marido ejemplar? ¿Un amigo de sus amigos que lo da todo y nada pide? ¿Una joven promesa? ¿Un poeta? ¿Un fabricador de superventas? ¿Un cantante exitoso? ¿Un futbolista millonario en goles y dinero? ¿Un médico eficaz? ¿Un enfermero que se desvive por los enfermos? ¿Un sabio? ¿Un arquitecto innovador? ¿Un policía celosamente cumplidor? ¿Un bombero? ¿Un trabajador incansable? ¿Un atleta? ¿Un pintor? ¿Un presidente de gobierno preocupado por el bienestar de los ciudadanos? ¿Un ministro con sentido democrático y comportamiento intachable tanto en su cartera como en la eficacia? ¿Un inventor? ¿Un ciudadano respetuoso con el pago de impuestos y el mobiliario urbano? ¿Un niño prodigio? ¿Un músico compositor? ¿Un sufrido campesino? ¿Un ángel transparente? ¿Un boxeador duro e imbatible? ¿Un maestro, un profesor?

El estudiante, después de considerar concienzudamente las cuestiones, entregó el examen en blanco, convencido de que cualquiera de las preguntas tenía muy difícil respuesta. Al salir del aula, cayó fulminado y quedó inerte, convertido en un difunto diamantino.

viernes, 20 de agosto de 2021

071 Microcuento EL RAMO DE GLOXINIAS

 

El ramo de gloxinias

Antonio García Velasco

 

Un mensaje de justicia y reparación. Merecedor de albricias. Llevó la carta en mano y, como compensación, le entregaron un ramo espléndido de gloxíneas o gloxinias.

    Cuando Ignacio, el mensajero, salió de la finca, estrelló las flores contra la valla y las pisoteó con rabia:

—¡Un ramo de flores! Habrase visto, como si les costara algo conseguirlas en su gran jardín. ¡Que se las coman o se las metan por donde le quepan!

Lo receptores, cuando vieron los restos de sus gloxinias, se consolaron pensando que "no se hizo la miel para la boca del asno".

"Después de la prisa que me di para llevarles la buena noticia, no se les ocurre otra que darme un ramo de gloxinias que acababan de recoger del jardín".

—¡Un ramo de gloxinias! —exclamó Rosita al escuchar a su pareja—. ¿Me lo darás, verdad? ¡Me encantan esas flores!

sábado, 14 de agosto de 2021

070 Microcuento EL LENGÜILARGO

 

El Lengüilargo

Antonio García Velasco

 

Tenía la lengua larga en el doble sentido: el anatómico y el que corresponde a deslenguado. Lengüilargo, pues, le venía como apropiada denominación.

De la mujer del barbero comenzó a rumorear que el bebé que esperaba era de don Genaro, el cura, pues, Joaquín, el peluquero tenía una vena de más allá que de acá.

—¿Y eso que quiere decir, Lengüilargo?

—Lo dicho. Un día vi salir a don Genaro de casa de Filo, mientras Joaquín estaba en su barbería. Más de una vez lo he visto rondando la calle y entrando en esa casa. ¿Y no os habéis dado cuenta de que Joaquinito habla, pela y barbea con demasiada delicadeza? Vamos que si no es marica, poco le falta.

—Te pasas de la raya, Lengüilargo. Con las púas que suelta tu boca tendríamos para alambrar la plaza.

—¿Y para que queremos una plaza alambrada? Lo que tenemos que hacer es aclarar las cosas y si el cura es un indeseable y Joaquín un mariquita, echarlos del pueblo. Sin contemplaciones.

—¡Deslenguado!

Un deslenguado de la peor calaña resultó el murmurador: Genaro era hermano de Filo, la mujer de Joaquín y éste no solo tenía preñada a su señora sino también a media docena de muchachas casaderas, del pueblo, de pueblos colindantes o de los cortijos próximos. Su delicada palabrería, sus modales delicados resultaban siempre irresistibles para las mujeres y él era un mujeriego.

 

domingo, 8 de agosto de 2021

069 Microcuento CORNEJO, EL BOXEADOR

 

Cornejo, el boxeador

Antonio García Velasco

 

Su alias de combate era Cornejo y no Conejo o Comejo como algunos le decían por confusión o falta de atención al leer su nombre. "Cornejo es un arbusto de madera muy dura. Y tú tienes madera para ser un campeón", le dijo su entrenador de boxeo.

Sus padres habían consentido que fuera al gimnasio, pero no sospechaban que se entrenaba para boxear. Una noche volvió a la hora de acostarse y no de cenar. Se percataron de los hematomas de la cara y le estropearon la alegría del primer combate de verdad, que había ganado como pensaba ganar muchos más.

—Me he dado un golpe... Un pequeño accidente.

—Tienes que gastar cuidado... Iré a ver qué clase de entrenamiento te están dando —dijo su padre.

—Ni hablar, papá. El incidente ha ocurrido fuera del gimnasio.


—¿Te han asaltado en la calle? —preguntó sofocada la madre.

—No, mamá. He resbalado y me he dado contra un banco de esos que están poniendo en las aceras. Eso es todo.

No se atrevió a dar ni mostrar el dinero ganado por el enfrentamiento en el ring.

Como los billetes iban aumentando los dígitos en la cuenta bancaria, Cornejo llego a decir a sus padres que le había tocado la lotería y tuvo que inventar muchas otras excusas para justificar el efecto de los golpes recibidos o las ausencias por viajes para boxear.

Cuando tomaron conciencia de las aficiones y ocupaciones de su hijo, Cornejo era celebrado como campeón nacional; había ganado lo suficiente para rescatar de la pobreza a sus progenitores y darles una vida acomodada.

—¿Por qué nos lo has tenido oculto, por qué? —preguntó su madre.

—Simplemente porque nunca habéis querido que fuese boxeador.

 

 

lunes, 26 de julio de 2021

068 Microcuento COPROLITOS

 

Coprolitos

Antonio García Velasco

 

Primero encontró un ingente coprolito o excremento fosilizado que, en este caso, era de un diplodoco y, más tarde, huesos del esqueleto de este reptil dinosaurio. Se le subió la euforia con el hallazgo.

—Pero, al fin y al cabo, lo que has encontrado es mierda. ¿A qué viene tanta alegría?

—No entiendes nada, amigo Fide.

Y Fidel respondió:

—Es verdad, nunca he entendido que la mierda, la basura, el mal hacer del pasado sea motivo para alegrías en el presente. Menos si se trata de coprolitos Nunca lo entenderé. Menos aún cuando tenemos tantos problemas en la actualidad.

—No entiendes nada, amigo Fide, ¡nada!